Publicado: 16 de Noviembre de 2017

En nuestra vida cotidiana se nos presentan diferentes situaciones a diario. Las largas jornadas laborales, las tareas de la casa, el cole de los mas peques, practicar algún tipo de deporte, hacer la compra de la casa, tener algunas clases etc nos hace tener pocas horas al día para nosotros y querer aprovechar las horas nocturnas para darnos un respiro, ver una película o simplemente leer un libro tranquilos para desconectar del día. A su vez también nos pegamos madrugones para que nos cunda más el día. Todo esto hace que cada vez nuestro sueño se vea más perjudicado por los niveles de estrés que acarreamos.

Es muy importante dormir bien y el tiempo suficiente para tener un buen estado de salud tanto físico como emocional.

Aunque parezca una tontería, y la mayoría no lo hagamos o no le demos la importancia que requiere, es necesario dormir al menos 8h diarias.  Estudios demuestran que manteniendo un nivel de sueño de entre 7 y 8h diarias es suficiente para que nuestro organismo trabaje a pleno rendimiento.

Por esta razón es muy importante seguir una buena rutina de sueño, junto con una rutina de ejercicio y una alimentación sana y equilibrada, lo que evitará tener muchos problemas de salud, que se reflejaran tanto por dentro como por fuera.

POR TANTO, NO DORMIR LO SUFICIENTE NOS PUEDE ACARREAR LAS SIGUIENTES CONSECUENCIAS:
  1. Elevado riesgo de obesidad y tendencia a engordar. Al no dormir lo suficiente, estamos más cansado animicamente y el cuerpo tiende a tener más apetito y antojos por comidas calóricas. A largo plazo, esto afecta a los niveles de grelina y leptina que son hormonas que regulan el apetito.
  2. Mayor riesgo de sufrir diabetes. Sobretodo la tipo II.
  3. Perdida de memoria y aumento de la falta de concentración.
  4. Importante bajada de defensas. Esta bajada hace que nuestro organismo este mas expuesto ante enfermedades, gripes, resfriados etc.
  5. Emociones descontroladas. Al no dormir lo suficiente, esto afecta a nuestro estado anímico dando lugar a aumentos de la irritabilidad, ansiedad, depresión, melancolía, tristeza, enfados…
  6. Envejecimiento y deterioro físico. A largo plazo da lugar a un deterioro físico visual con la aparición de arrugas, manchas, granitos, porosidad etc.
  7. Enfermedades cardíacas y aumentos de la presión arterial.
  8. Disminución de la energía física.
  9. Aumentos de los niveles de estrés debido al aumento de la hormona cortisol.

Ante esta situación algunos consejos que podemos llevar a cabo para conciliar un sueño duradero y placentero son los siguientes:

  1. Tener una rutina de sueño diaria. Es tan básico como acostumbrar al cuerpo a lo que tiene que hacer antes de saber que se va a dormir. Por ejemplo: cenar, leer un libro, tomar una infusión relajante (recomendación: yogi tea buenas noches), ponerse el pijama y lavarse los dientes.
  2. Practicar algún deporte diario preferiblemente aeróbico.
  3. Hacer cenas ligeras, bajas en hidratos de carbono para no hacer digestiones muy pesadas. Es importante hacer la digestión de almenos 2h antes de acostarnos.
  4. Intentar en la medida de lo posible fijar unas horas de sueño, tanto al despertar como al acostarnos.

Esperamos que os sirvan estos consejos, y recordaros que lo primero es la salud y el bienestar físico y mental. Estar bien con nosotros mismos y tener unas rutinas marcadas dentro de lo posible que nos ayuden a mantener un estado de vida adecuado y animicamente bueno.